Cualquiera puede padecer una úlcera o llaga en los pies, aunque quien sufre de diabetes corre un riesgo mucho mayor, en cuyo caso su padecimiento recibe el nombre de úlceras diabéticas.
De no ser tratadas como es debido, una úlcera puede ser el principio de algo mucho más grave, como puede ser la amputación de un pie o una pierna.

Debido a esto resulta de vital importancia estar preparado con el conocimiento para saber cómo curar una úlcera en el pie, en caso de detectar la presencia de alguna ya sea en tu propio pie o en el de un familiar.

Ante esta situación la primera acción a seguir que un médico podiatra lleve a cabo desbridamiento, es decir, la eliminación de la piel y los tejidos muertos para así dejar la úlcera al descubierto.

una-ulcera-puede-ser-el-principio-de-algo-mucho-mas-grave-como-la-amputacion-de-un-pie-o-una-piernaUna vez hecho esto lo siguiente es quitarle presión a la úlcera, ya que su causa original es precisamente el exceso de presión en alguna parte específica del pie. Aquí, es común que el especialista recomiende el uso de un dispositivo ortopédico, una férula de yeso o zapatos especiales, siendo alternativas que ayudan al aceleramiento de la cicatrización.

En cuanto cómo cuidar una úlcera en el pie y los apósitos se refiere, es probable que el médico podiatra indique que lleve a cabo las siguientes acciones:

  • Mantener la úlcera limpia y vendada
  • Limpiar diariamente la herida usando un vendaje o apósito para tal efecto
  • Caminar lo menos posible, y no hacerlo descalzo a menos que el doctor indique lo contrario.

Pero para que todas estas acciones tengan el resultado esperado y ayuden a sanar la herida lo más rápido posible, es imprescindible que el paciente mantenga bajo estricto control sus niveles de azúcar en la sangre.

Por ningún motivo debe descuidarse el estado de la úlcera, y en caso que se presente alguno de los siguientes síntomas de infección llame al médico:

  • Enrojecimiento, incremento de la temperatura alrededor de la herida
  • Hinchazón alrededor de la herida
  • Aumento de la firmeza alrededor de la herida
  • Aumento del dolor
  • Aparición de Pus
  • Surgimiento de un olor extraño
  • Fiebre o escalofríos

De igual forma, si la úlcera cambia de color y se pone muy blanca, azul o negra, no lo dejé para después y llámenos para que nuestros especialistas de Dr. Pies lo ayuden en cuanto antes.