A diferencia de la creencia popular, son varios los tipos de plantillas ortopédicas para los pies que existen en lugar de solamente uno que sea “universal”, por lo que aunque similares, cada uno de ellos cuenta con características que los hacen diferentes de los demás.

La razón por la que existen distintos tipos, es porque cada uno se enfoca en el tratamiento de algún problema en específico.

Desde luego, la primera recomendación es consultar con un podiatra para que sea él quien evalúe personalmente tu caso, lo cual puedes hacer con toda confianza acudiendo con nosotros.

Además de contar con médicos podiatras experimentados, en Dr. Pies también ponemos a tu disposición toda una serie de plantillas que te ayudarán a mejorar la salud de tus pies.

Por ejemplo, si lo que tú tienes es un problema de juanetes, se recomienda optar por una plantilla cuya función sea la mejora de la biomecánica del pie así como su apoyo. Otra opción sería el uso de separadores de dedos o protectores de juanetes que eviten la fricción y prevengan la irritación del área dañada.

Para el caso del pie plano, cuya característica es la falta del arco, su tratamiento será más eficiente el utilizar plantillas que creen una compensación en la pisada y reproducir la forma normal del pie, que tenga un abultamiento en la zona dañada para que ésta simule la estructura correcta de la planta del pie y haga las funciones del arco.

A-diferencia-de-la-creencia-popular-son-varios-los-tipos-de-plantillas-ortopedicas-para-los-pies-que-existenEn el caso contrario, es decir cuando el problema es el pie cavo y el arco es demasiado pronunciado, las plantillas ortopédicas para los pies elegidas deben ser unas que ayuden a la descarga del arco, compensando la pisada al mismo tiempo que impiden que la planta y el talón reciban todo el impacto al caminar.

Cuando el pie se hunde hacia fuera mientras caminamos lo que tenemos es un pie supinador, para lo que necesitamos una plantilla cuya labor sea conseguir la estabilidad y el equilibrio necesarios mediante un reparto homogéneo el impacto por todo el pie y lograremos el equilibrio necesario para impedir molestias en espalda y cadera.

Para cuando al caminar el pie se hunde hacia adentro, el llamado pie pronador, unas plantillas de descanso que descarguen la zona afectada deben ser suficientes cuando el caso es leve. Cuando el dolor llega hasta las articulaciones y la espalda, la alternativa son unas plantilla que eleven un poco el área del talón.

Si tu problema es la metatarsalgia, es decir, la pérdida de volumen en la zona que se encarga de recubrir los huesos metatarsales, las plantillas apropiadas son aquellas que amortigüen tanto los pasos como el peso del cuerpo. Estas plantillas logran distribuir el peso de manera uniforme por todo el pie, evitando así el impacto sobre la zona afectada.

Cuando se sufre de fascitis plantar (inflamación de la fascia plantar), lo que se debe usar en la primera etapa de la dolencia son unas taloneras que se encarguen de amortiguar el impacto del talón al andar. La elevación del talón aliviará la tensión de la fascia plantar y calmará el dolor.

En Dr. Pies contamos con todas y cada una de estas opciones, para que inmediatamente después de haber obtenido el diagnóstico de uno de nuestros podiatras, puedas salir con las plantillas apropiadas para ti y caminar de la mejor manera posible.